Bosques de Polylepis: salvando áreas claves de biodiversidad en los Andes Tropicales

Más de la mitad de las especies dependientes de Polylepis están en peligro de extinción, como por ejemplo la Remolinera Real (Cinclodes aricomae) (Foto: Rodrigo W. Soria-Auza)

Los bosques de Polylepis o Queñua una vez cubrieron las laderas de los Andes Tropicales desde Venezuela hasta Argentina. Hoy en cambio, la distribución de este árbol es muy fragmentada reducida a menos de 10% de los bosques originales.

 

Los bosques de Polylepis dispersos y en disminución fueron designados como Áreas Claves  para la Biodiversidad en los Andes Tropicales. Estos bosques cumplen   varias funciones ecológicas muy importantes. Los árboles actúan como esponjas que almacenan grandes cantidades de agua en la vegetación y el suelo para liberarlo gradualmente durante la estación seca. El sistema de raíces de la Queñua cohabita con musgos fijandose así la fina capa fértil de la tierra evitando la erosión y los deslizamientos.

Las especies de Polylepis ya habían comenzado a desaparecer durante la época del Imperio Inca, ya que su madera se utilizaba principalmente como leña. La introducción de ganado vacuno y ovino, así como una agricultura más extensiva para satisfacer la población humana en rápido crecimiento, aceleraron la destrucción de los bosques en los últimos 500 años.

Las especies de Polylepis crecen muy lentamente y hoy en día la mayoría de las especies de Polylepis están amenazadas de extinción, peligrando importantes servicios ecosistémicos (como el agua subterránea) que estos bosques proporcionan a las comunidades humanas locales.

ash-breasted

Para proteger a especies como el Torito Pecho Cenizo (Anairetes alpinus), es de suma importancia restaurar su hábitat y ese esfuerzo sólo es posible con la participación activa de las comunidades locales. (Foto: Rodrigo W. Soria-Auza)

En Bolivia la mayoría de las especiesde Polylepis crecen entre 3500 y 4500 metros, siendo estosbosques los últimos santuarios para numerosas aves endémicas, mamíferos y flora. Desafortunadamente, la mayoría de las especies dependientes de Polylepis están en peligro ya que estos paisajes están amenazados por la recolección masiva de leña, sobrepastoreo de ganado que inhibe el desarrollo de las plantínes de Polylepis, al igual que  incendios artificiales que cada año queman los parches forestales sobrevivientes.

Gracias al apoyo del CEPF Armonía está trabajando para restablecer el ecosistema alto-andino más amenazado (bosques de Polylepis) en dos áreas claves de biodiversidad del Corredor Madidi-Pilon Lajas Cotapata, Bolivia.

Con el apoyo del Alianza para Ecosistemas Críticas (CEPF), Armonía está trabajando para restaurar los bosques de Polylepis dentro de las “Áreas Clave de Biodiversidad” (KBAs) “Bosques de Polylepis de Madidi” y los restantes bosques de Polylepis de Cotapata. Las KBA contienen un gran número de especies amenazadas que no pueden sobrevivir en otros lugares.

Estos sitios son biológicamente importantes y experimentan altas tasas de destrucción del hábitat. La Remolinera Real (Cinclodes aricomae ) en peligro crítico y el Torito Pecho Cenizo ( Anairetes alpinus ) en peligro de extinción dependen directamente del futuro de los bosques de Polylepis pepei . Para proteger estas especies, es de suma importancia restaurar su hábitat.

img_0377

Las especies de Polylepis ya habían comenzado a desaparecer durante la época del Imperio Inca, ya que su madera se utilizaba principalmente como leña (Foto: Monica Sancristobal)

Hasta la fecha, construimos varios viveros fue para reproducir el Polylepis pepei de crecimiento extremadamente lento y otras especies de crecimiento más rápido como el Alnus acuminata para proporcionar locales con madera alternativa para leña. 

Armonía trabaja actualmente con residentes locales de los Parques Nacionales Madidi y Cotapata y del Servicio Nacional Boliviano de Áreas Protegidas (SERNAP) para restaurar los parches de bosque de Polylepis de Puina, Quera y Pongo al igual que para concientizar los residenes locales sobre la conservación de sus recursos naturales.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *