Descubrimientos en la Expedición de Búsqueda de Nidos 2020 Informan Próximos Pasos para la Investigación y Conservación de la Paraba Barba Azul

Pareja de Parabas Barba Azul posada encima de un nido en un palo seco de palmera Moriche
(Foto: Tjalle Boorsma – Asociacion Armonia).

Resultados de la expedición 2020 de búsqueda de Paraba Barba Azul en temporada de lluvias:

10 nidos de Paraba Barba Azul descubiertos en la subpoblación del noroeste
3 criaderos de Paraba Barba Azul descubiertos
Alrededor de 100 parabas observadas en Llanos de Moxos en epoca de lluvia
Requisitos de reproducción de subpoblación del noroeste comprendidos
307 km2 estudiados, andando 566 km en caballo a través de sabana inundada

Las últimas expediciones de Armonía para estudiar la Paraba Barba Azul, especie endémica boliviana, han producido importantes descubrimientos sobre el comportamiento y la ecología debido a dos diferencias con respecto a estudios anteriores: siguieron a la subpoblación del noroeste de Paraba Barba Azul, y se llevaron a cabo durante la temporada de lluvias. Sólo permanecen entre 312 y 455 Paraba Barba Azul en la naturaleza (ver articulo), dispersos en tres subpoblaciones separadas y necesitando protección urgente.

Las parabas de la Reserva Natural Barba Azul de Armonía forman parte de la subpoblación del noroeste, una de las tres subpoblaciones separadas de Paraba Barba Azul. La subpoblación del noreste habita áreas al este del gran río Mamoré, mientras que la subpoblación del sur se encuentra cerca de Loreto y la Reserva de Paraba Barba Azul Laney Rickman de Armonía. La mayor parte de lo que se sabía anteriormente sobre las Parabas Barba Azul se basaba únicamente en observaciones de las subpoblaciones noreste y sur.

En Barba Azul las parabas migran, pasando la estación seca en la reserva y luego saliendo al inicio de la temporada de lluvias en los meses de octubre y noviembre cuando están listos para reproducirse. El monitoreo de las Parabas en la Reserva Barba Azul dio lugar al mayor conteo alto de 155 Parabas Barba Azul en 2017 (ver post), y los recuentos más altos, también impresionantes, en los años posteriores: 130 individuos en 2018, y 131 en 2019, lo que indica una subpoblación sana y en crecimiento.

Todas las primeras observaciones de la subpoblación del noroeste fueron necesariamente de la estación seca, ya que las sabanas son generalmente inundadas e inaccesibles en la temporada de lluvias. La inaccesibilidad de las sabanas durante la temporada de cría de parabas mantuvo el misterio de sus criaderos desconocidos. Armonía resolvió este misterio.

Sabana abierta de Moriche, usada como hábitat de reproducción para la Paraba Barba Azul
(Foto: Tjalle Boorsma – Asociacion Armonia).

Desde las primeras observaciones en la Reserva Natural de Barba Azul en 2007, la principal cuestión ha sido dónde se encuentran los criaderos de la paraba. En 2016, las anécdotas de los ganaderos que dijeron que habían anidado parabas en sus propiedades motivaron una expedición de 3 días. Se descubrió el primer dormidero para la temporada lluviosa de la Paraba Barba Azul. Esta información justificó entonces una expedición en 2017 para encontrar parabas reproductoras, con el apoyo de American Bird Conservancy y The Cincinnati Zoo. ¡Se descubrieron los primeros 5 nidos para la subpoblación del noroeste!

La información más destacada de la búsqueda de 2017 fue que tres de los nidos observados se encontraban en las palmeras Moriche (Mauritia flexuosa). El hábitat de Barba Azul consiste en varios tipos de palmeras, incluyendo Motacú (Attalea princeps), de la cual la fruta es una fuente de alimento importante para las parabas, pero no Moriche. ¿Podrían estar migrando las parabas en busca de Moriche? Localizar bosques grandes de Moriche para buscar parabas dejó el camino frío. No se vieron parabas en estos bosques de una sola especie de palmera.

La reorganización de los esfuerzos condujo a la Toyota Environmental Activities Grants (through Birdlife Tokyo) y Vogelbescherming Nederland a financiar dos años de expediciones. Aunque las expectativas eran altas para la búsqueda de 2019, una temporada de lluvias abundante resultó en inundaciones fuertes. Las sabanas inundadas eran inaccesibles. Esta inundación estacional, típica del ecosistema Llanos de Moxos, es la razón por la que los datos son limitados para las parabas del noroeste en la temporada de lluvias. Con las búsquedas canceladas, todos los recursos para dos años fueron destinados para la búsqueda de 2020.

Vaquero local guiando equipos de investigaciones por las sabanas inundadas típicas de Llanos de Moxos
(Foto: Tjalle Boorsma – Asociacion Armonia).

Afortunadamente, el clima cooperó a principios de 2020 y el relacionamiento con rancheros valió la pena. Tres equipos de búsqueda fueron a caballo inspeccionando 5 sitios diferentes, visitando 26 ranchos. Armonía está muy agradecida a todos los ganaderos que colaboraron voluntariamente en forma de alojamiento, participación del personal como guías locales y uso de sus caballos. Los equipos cubrieron 566 km en total a caballo, examinando un área de 307 km2. Buscaron a través de un gran cinturón de bosque mixto de Motacú y Moriche en el norte de Llanos de Moxos.

Descubrimientos de 2020

Los resultados de esta búsqueda de 2020 fueron impresionantes. Entre 93 y 104 individuos de Paraba Barba Azul se observaron en 14 de los 26 ranchos visitados. Se encontraron diez nidos: 9 estaban en palmeras de Moriche y 1 estaba en Motacú. Se confirmó la «hipótesis de dos palmeras»: que el bosque mixto de Motacú/Moriche es clave para las migraciones de las parabas. Las palmeras Motacú son importantes en ambas estaciones para el forrajeo, mientras que las Moriche son buscados para fines de reproducción. El uso de estas especies arbóreas por la subpoblación del noroeste fue especialmente interesante dado lo que ya se sabía de las otras dos subpoblaciones de parabas. Parabas Barba Azul en el sur y el noreste utilizan varias especies de palmeras y árboles de madera dura para la construcción de nidos, pero la Moriche no es una de las especies documentadas; ni siquiera está presente en el hábitat de la subpoblación del sur.

Parabas Barba Azul encima de un nido en la parte superior de un palo seco de Moriche
(Foto: Teodoro Camacho – Asociacion Armonia).

Los límites de rango aceptados para la Paraba Barba Azul se ampliaron con un avistamiento de 10 aves en 2017 en un lugar a 40 km al norte de los límites previamente aceptados. En este mismo lugar, la expedición de 2020 documentó 56 aves. Este sitio no tenía aves reproductoras cuando fue descubierto; este año se encontraron 2 nidos en la zona. Debido a la distancia, técnicamente sería posible que las parabas de Reserva Barba Azul migren a este lugar. Las futuras expediciones se centrarán en responder a la pregunta de si son una población separada.

Nuevas Preguntas

Otra cuestión planteada en 2020 fue si las técnicas de campo están encontrando con éxito todos los nidos confirmados. La técnica utilizada para 2020 fue caminar a través de la sabana de Moriche, prestando atención a los palos secos. Cada vez que se veían parabas en los palos de Moriche muertos, el lugar fue observado, registrado y revisitado al día siguiente. Si las parabas estaban presentes al día 2, el palo se consideraba un nido confirmado. Si no se observaban parabas, el palo seco se descartaba como un sitio de anidación. La pregunta se produjo debido a un palo que había sido confirmado como nido en el día 2. No se vieron ni oyeron pájaros en el tercer día. Uno de los vaqueros golpeó el poste mientras pasaba y se sorprendió de que saliera una paraba. La pareja también llamó desde una corta distancia. Esta respuesta inesperada dejó a los investigadores preguntándose cuántos nidos habían sido pasados por alto debido al uso de técnicas menos invasivas.

Small, erect yellow cheek feathers observed in breeding macaws
(Foto: Tjalle Boormsa – Asociacion Armonia)

Un patrón de plumas nunca antes visto recibió la atención de los investigadores en 2020. Se observó que las parejas reproductoras adultas tenían pequeñas plumas amarillas en las mejillas, presentes en ambos adultos. Las preguntas de seguimiento son si estas plumas indican la reproducción, y si están presentes en las otras subpoblaciones, pero han escapado del aviso hasta la fecha.

Plan de Acción para el Futuro

Los descubrimientos y las preguntas en curso informan la planificación de estrategias para proteger la Paraba Barba Azul. Se ha confirmado que un total de 14 ranchos tenían presencia de Paraba Barba Azul en la temporada de lluvias, y 11 ranchos tenían nidos confirmados. Los 14 ranchos serán el enfoque para relacionamiento, programas educativos y coordinación de actividades, que serán posibles con fondos de Future For Nature. Los ranchos ya han recibido afiches para crear conciencia sobre las necesidades de conservación, presentaciones y un manual sobre la Ganadería Sostenible con beneficios tanto para la ganadería como para las parabas. Se hará más énfasis en la importancia de dejar los nidos intactos, ya que los ganaderos han indicado que hay cierta presión sobre el tráfico de animales, y en la protección de los territorios de reproducción. Las roturas contra incendios se han implementado y continuarán implementándose en coordinación con los rancheros para proteger hábitat vital.

Los programas de monitoreo serán diseñados para los ranchos, incluyendo colocación de cajas nido. El diseño que está con resultados preliminares positivos para la subpoblación del norte es el Penthouse Nest Box, ya que imita la ubicación alta de los nidos naturales debido a la alta estatura de la palma Moriche en comparación con los nidos en el noreste y el sur. Una hipótesis es que si las parabas se acostumbran a usar cajas nido en sus criaderos, la posibilidad de que anidan en cajas dentro de los límites protegidos de Barba Azul subirá.

Parabas Barba Azul encima de cajas nido.
(Foto: Tjalle Boorsma – Asociación Armonía)

«Estamos muy agradecidos a todos los rancheros y vaqueros de la zona de estudio por su increíble apoyo y hospitalidad durante nuestro trabajo de campo»

Tjalle Boorsma con vaqueros quienes ayudaron a los equipos de investigación
(Foto: Roberto Charbel Rescala)

Apoyo al proyecto de:

This image has an empty alt attribute; its file name is LKYylyxqkTewccCa2zPSbK-yZBdPkNixPxWJRgIx_hQ-dIgz0zO-af-k1hy_MrHYYgnO_TN80TxXD8PGPO2glRaepKnkxRpAps-Ft_kiGXoFRHxcDLKwFcJMxAN_JFO4BYkeNAWl8eyOZ8iaQQ
This image has an empty alt attribute; its file name is birdlife-logo-2.png
This image has an empty alt attribute; its file name is VuKpA2ac3RFfLrpVkK6PcsvCrizEFWrn-rP4_gJnKqHi3TlWfzDX0rggJ2fxpaBEtvLPtsfaY-EOP-W8E75lY1cwBxIza_cDz5N-WHM7JX9A7QX33fEvxQEFnWVlH0xwyevKeq00lEY9dnIaAw
This image has an empty alt attribute; its file name is ybEKhJZuZ8OSlviUW5gYoQrYYyjOUaZNogUs8Et3x5FehvKVQbc1L2iE44hBuHBQ6ADZAKnHNzQmbqoWVUmmkLswzmAYOOkHCf3KqPODGL9Jlt6g2RKA-Bsu9D9pkN7rQAHqJJCDShsob-1ebA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *