Riesgos del Programa de Crianza en Cautiverio para la Conservación de la Paraba Barba Azul

La Paraba Barba Azul (Ara glaucogularis) es una de las especies más amenazadas en la familia de los loros. Encontrada solamente en las sabanas benianas de Bolivia, la especie se considera En Peligro Crítico de extinción como consecuencia del comercio de aves en jaula y la pérdida de hábitat debido a la ganadería a gran escala.

Se ha sugerido la idea de introducir parabas cautivas en la población silvestre. Si bien un estudio aboga por la liberación de 50 parabas criadas en cautiverio para ayudar a aumentar el número de adultos reproductores, el tema no es sencillo: los resultados esperados no están garantizados y la introducción de aves cautivas podría causar graves problemas. Armonía aboga firmemente en contra de la liberación de aves cautivas y cree que los riesgos para la población silvestre (si fueran introducidos) podrían fácilmente ser mayores a los beneficios potenciales.

¿Cuáles son las condiciones correctas para introducir a las aves cautivas en una población silvestre? Las Directrices de la UICN para las reintroducciones y otras translocaciones de conservación permiten reforzar (“el movimiento intencional y la liberación de un organismo en una población existente de conespecíficos”) con “especies o poblaciones de especies que tienen tamaños poblacionales o rangos pequeños o en disminución, y/o altas probabilidades de extinción”. En el caso de la Paraba Barba Azul, las principales amenazas han sido eliminadas o reducidas significativamente. Adicionalmente, un estudio científico recientemente publicado muestra que la población de esta especie está incrementando como resultado de las acciones de conservación exitosas, mostrando que liberaciones de individuos cautivos son innecesarias para esta especie.

¿Qué se está haciendo para ayudar a sobrevivir a la Paraba Barba Azul?

A lo largo de más de 15 años se han implementado acciones intensas de conservación y manejo de esta especie. Campañas de sensibilización han ayudado a eliminar el uso de plumas naturales de las parabas en los tocados tradicionales y a prevenir la eliminación de aves silvestres para su venta como mascotas. 93 polluelos han sido criados exitosamente en un programa de cajas nido e integrados en la población silvestre de esta especie. Sitios importantes de reproducción han sido protegidos de incendios, la caza y la degradación del hábitat. Hoy se estima que la población adulta actual está entre 312 y 455 individuos en el medio silvestre.

¿Por qué es mala idea introducir parabas criadas en cautiverio a una población silvestre?

Debido a condiciones distintas de las que se encuentran en el medio silvestre, las aves cautivas están expuestas y pueden acostumbrarse a patógenos diferentes a los que se encuentran en las poblaciones silvestres. Una vez liberadas, existe la posibilidad fuerte de que puedan transportar estos patógenos extraños a una población silvestre que no tiene defensa contra ellos. Estas posibles enfermedades representan un enorme riesgo para una población silvestre que ya lucha por sobrevivir. Además, son escasos o inexistentes en Bolivia los expertos y pruebas necesarios para poder asegurar que las aves cautivas estén libres de enfermedades.

Es ampliamente reconocido que reforzar una población nativa con aves criadas en cautiverio puede distorsionar la genética de todo el grupo. Las aves criadas en cautiverio pueden ser genéticamente débiles debido a la endogamia y la falta de exposición a las presiones de supervivencia en el medio silvestre. La introducción de individuos con una composición genética más pobre en la población silvestre puede resultar en una población más débil a lo largo de las generaciones, ya que las parabas más fuertes y bien adaptadas pueden reproducirse con parabas más débiles y menos adaptados en lugar de hacer pareja con individuos silvestres igualmente fuertes.

No se puede suponer que las parabas cautivas sobrevivirán en la naturaleza. Las aves cautivas con frecuencia son genéticamente débiles debido a mayores indices de endogamia. En cautiverio, las aves débiles que normalmente no sobrevivirían en el medio silvestre se mantienen vivas e incluso se reproducen. Las aves cautivas están libres de los desafíos que enfrentan las poblaciones silvestres, como depredadores, competidores y parásitos naturales. También se benefician de la atención veterinaria, la suplementación dietética y la protección contra los extremos climáticos. Además de todo lo demás, las condiciones necesarias para criar aves poco adaptadas en cautiverio terminan siendo mucho más caras que las acciones de conservación altamente exitosas en el campo.

Incluso si las aves cautivas logran sobrevivir en el medio silvestre, es imposible saber si encontrarán parejas y se reproducirán con éxito. El apoyo de otras organizaciones a la liberación de aves en cautiverio se basa en la idea de que las poblaciones aumentarán automáticamente a un ritmo constante cada año. Sin embargo, las tasas de reproducción en las poblaciones silvestres cambian de un año a otro por múltiples razones. Cuando se toma en cuenta las diversas condiciones y los esfuerzos para la reproducción, no hay garantía de que las parabas cautivas se reproducirán con éxito en el medio silvestre, y su presencia podría incluso dar lugar a una disminución de la población general.

Todavía hay mucho que entender acerca de la Paraba Barba Azul. Estudios adicionales en toda la población y dentro de cada una de las tres subpoblaciones pueden proporcionar orientación para estrategias de conservación adicionales para apoyar la recuperación de la población de parabas. Las Directrices de la UICN nos dicen: “cuando queda un alto grado de incertidumbre o no es posible evaluar de manera fiable que una introducción de conservación presenta bajos riesgos, no debe proceder, y soluciones alternativas de conservación deben buscarse». Todas las medidas de conservación deben aplicarse sólo una vez que se pueda esperar que los resultados sean positivos, sin añadir presiones de supervivencia a la población de esta asombrosa especie. La población silvestre debe estar protegida de nuevos riesgos, y las parabas cautivas no deben formar parte del esfuerzo de recuperación.

Esto es un resumen para el público en general de la información presentada en la siguiente publicación: https://www.sciencedirect.com/science/article/abs/pii/S0304380018302114?via%3Dihub. Favor de referirse al artículo para más detalles específicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *