Acción Andina en Bolivia

Los bosques de Polylepis (Queñoa, Kewiña y Lampaya) son los ecosistemas altoandinos más impactados. Hoy solo sobreviven pequeños fragmentos de estos bosques restringidos a áreas de bajo valor agrícola. Sin embargo, estos bosques son el hábitat más importante para numerosas especies que hoy se encuentran en peligro de extinción como la Remolinera Real (Cinclodes aricomae) y el Torito Pechi Cenizo (Anairetes alpinus) en La Paz, y la Monterita Cochabambina (Poopiza garleppi) en algunos sitios en los Andes del centro de Bolivia (Cochabamba, Chuquisaca y Norte de Potosí).

Monterita Cochabambina (Poospiza garleppi), En Peligro de Extinción. Foto por Paul B. Jones.

En 1996 se estimaba que solo el 10% de los bosques de Polylepis que una vez existieron en Bolivia, aún permanecían en pie. Aunque no se ha estimado la superficie de bosques de Polylepis perdido desde entonces, no existe duda que sí hubo una disminución. Esta es la misma situación para otros ecosistemas andinos como son los bosques secos de los valles secos interandinos del centro de Bolivia (Chuquisaca, Cochabamba, Potosí y Santa Cruz) que hoy también se encuentran profundamente degradados y desaparecidos. La región metropolitana de Cochabamba ha desplazado completamente al bosque seco que una vez existió en este valle. Del mismo modo, los bosques en la mayor parte de los valles secos interandinos han sido reemplazados por campos agrícolas.

Algunos plantines de las especies nativas variadas siendo preparados en los viveros de nuestros socios

Por más de 10 años Armonía ha invertido esfuerzos para proteger estos bosques y las especies de aves más amenazadas de extinción que dependen de estos hábitats. Llevamos adelante numerosas actividades de educación, reforestaciones e investigación, y hoy enfocamos nuestros esfuerzos para proteger los sitios más importantes esta biodiversidad amenazada. En 2018 Armonía, junto con las comunidades quechuas Puina y Keara y al área protegida Madidi llevó adelante la mayor reforestación en bosques de Polylepis en Bolivia (28,000 plantines) y desde entonces, hasta la fecha ya se han plantado cerca de 30,000.

Hoy junto al gobierno departamental de Cochabamba, varias comunidades locales (ej. Cruzani, Lapiha, Totora, entre otras) y el parque Nacional Tunari nos planteamos reforestar anualmente 100,000 plantines para restaurar la cadena altitudinal de bosques andinos de esta zona. A través de estas acciones y apoyo al desarrollo sostenible de comunidades involucradas, apuntamos a proteger las funciones ambientales más importantes que el parque nacional Tunari ofrece a los habitantes del valle de Cochabamba (más de un millón de personas): 1) la regulación del ciclo del agua y protección de los reservorios de agua subterráneos, 2) prevención de desastres naturales tales como mazamorras 3) otros como ecoturismo.

Marcia Mireya Salvatierra Gomez, coordinadora de proyecto de Armonia, en la iniciativa de Acción Andina en Bolivia.

______________________________________________________________________________

Comentarios cerrados.